Derecho Penal. Ruíz León Abogados en Madrid

Atenuante de confesión del delito

atenuante de confesion

Atenuante de confesión del delito

Las atenuantes son causas que, de concurrir, atenúan la responsabilidad penal del acusado, recogiéndolas el código penal en el artículo 21 y aplicándose, en su caso, la pena a imponer de conformidad con las reglas dispuestas en el artículo 66 del Código Penal.

Entre las circunstancias atenuantes, el artículo 21 contempla en su apartado 4º, la atenuante de confesión, señalando que es una circunstancia atenuante:

“4.ª La de haber procedido el culpable, antes de conocer que el procedimiento judicial se dirige contra él, a confesar la infracción a las autoridades”.

Por tanto, el Código Penal recoge como atenuante el hecho de que el culpable confiese los hechos antes de que el procedimiento se dirija contra él.

El fundamento de esta atenuación se asienta en la realización de actos efectivos de colaboración con la justicia, contribuyendo el sujeto activo a la investigación del delito, descubrimiento y castigo de los culpables.

Dicha circunstancia atenuante requiere objetivamente para su aplicación la concurrencia de los siguientes requisitos:

1) Debe existir un hecho constitutivo de delito

2) El sujeto activo debe ser el culpable de la infracción penal

3) La persona debe confesar ante las autoridades competentes su culpabilidad

4) La confesión tiene que realizarse antes de conocer el culpable que el procedimiento judicial se dirige contra él.

Por tanto, si se produce la detención del presunto culpable por parte de la policía y, una vez en dependencias policiales, el sujeto activo reconoce los hechos, no concurre la apreciación de la atenuante de confesión por no concurrir el requisito temporal.

Por procedimiento judicial debe entenderse incluidas también “las diligencias policiales que, como primeras actuaciones de investigación han de integrarse en un procedimiento judicial”, según señala, entre otras, la Sentencia de la Sala Segunda del Tribunal Supremo de 22 de marzo de 2012.

En este sentido, la jurisprudencia del Tribunal Supremo, entre ellas la sentencia dictada por la Sala Segunda del Tribunal Supremo de 25 de enero de 2000, viene exigiendo como requisitos integrantes de la atenuante de confesión los siguientes:

Tendrá que haber un acto de confesión de la infracción.

El sujeto activo de la confesión habrá de ser el culpable.

La confesión habrá de ser veraz en lo sustancial.

La confesión ha de mantenerse a lo largo de las diferentes manifestaciones realizadas en el proceso, también en lo sustancial.

La confesión habrá de hacerse ante la autoridad, agente de la autoridad o funcionario cualificada para recibirla.

En beneficio del reo el Tribunal Supremo ha venido interpretando el término “autoridad” recogido en el artículo 21.4 en términos más amplios de la definición que realiza el artículo 24 del Código Penal, entendiendo incluidos a los agentes de la autoridad y a los funcionarios públicos que tienen obligación de perseguir o que pueden servir de cauce para que, en definitiva, esa confesión llegue a la autoridad judicial.

Tiene que concurrir el requisito cronológico, consistente en que la confesión tendrá que hacerse antes de conocer el culpable que el procedimiento se dirigía contra él, debiendo entenderse que la iniciación de diligencias policiales ya integra el procedimiento judicial a los efectos de la atenuante.

Atenuante analógica de confesión tardía

Sin embargo, la jurisprudencia ha venido entendiendo que si bien la atenuante de confesión requiere para su apreciación que la confesión sea anterior a que el procedimiento judicial se dirija contra el culpable, puede aplicarse por analogía, de conformidad con la circunstancia 7ª del artículo 21, la atenuante de confesión tardía. Así lo ha recogido, entre otras muchas sentencias, la dictada por la Sala Segunda del Tribunal Supremo de fecha 29 de octubre de 2009.

La apreciación de la atenuante analógica de confesión tardía exige que, aun no respetándose el requisito temporal, el autor reconozca los hechos y conforme señala la Sentencia de la Sala Segunda del Tribunal Supremo de 26 de marzo de 2012 “aporte una colaboración, más o menos relevante para la Justicia, realizando así un acto contrario a su acción delictiva que de alguna forma contribuye a la reparación o restauración del orden jurídico perturbado”.

El fundamento de la apreciación de dicha circunstancia por analogía se basa en razones de política criminal orientada a impulsar la colaboración con la justicia, por la utilidad que tiene la confesión para facilitar la investigación al aportarse datos relevantes y útiles para la misma.

¿En qué podemos ayudarle?

Consúlte con nuestros Abogados Madrid.

Contacte con nosotros
balanza justicia Ruiz Leon Abogados