Derecho Penal. Ruíz León Abogados en Madrid

Atribución del uso y disfrute de la vivienda familiar

Atribucion del uso de la vivienda familiar

En los procedimientos de separación, divorcio o medidas paterno-filiales entre las muchos medidas que pueden adoptarse puede fijarse, también, la atribución del uso y disfrute de la vivienda familiar.

Con independencia de que en el procedimiento de separación o divorcio se realice la división y partición de los bienes en común y con independencia de que se inicie un procedimiento contencioso o de mutuo acuerdo, en los procedimientos mencionados puede acordarse, de común acuerdo entre los cónyuges o por decisión judicial, a qué cónyuge se le atribuye el uso del domicilio familiar.

Esta atribución no tiene nada que ver con la titularidad de la vivienda, por tanto, por el hecho de atribuirse el uso y disfrute de la misma a uno de los cónyuges, el otro no pierde su derecho de propiedad sobre la misma.

Además, cabe destacar que el uso de y disfrute de la vivienda, siempre será limitado en el tiempo.

Atribución del uso del domicilio familiar con hijos

El uso de la vivienda familiar puede atribuirse a los hijos y al cónyuge al que se le atribuye la guarda y custodia de éstos, que suele otorgarse hasta la mayoría de edad de los hijos menores o bien hasta su independencia económica.

Atribución del uso del domicilio familiar sin hijos

No obstante, aunque un matrimonio no cuente con hijos menores de edad, las partes de mutuo acuerdo o, en su caso, por decisión del juez se podrá otorgar el uso de la vivienda familiar al cónyuge no titular de la misma siempre que, las circunstancias lo hicieran aconsejable y su interés fuera el más necesitado de protección.

Esta atribución del uso será limitada en el tiempo y se establecerá por el tiempo que prudencialmente se fije.

 

Artículo 96 del Código Civil

En defecto de acuerdo de los cónyuges aprobado por el Juez, el uso de la vivienda familiar y de los objetos de uso ordinario en ella corresponde a los hijos y al cónyuge en cuya compañía queden.

Cuando algunos de los hijos queden en la compañía de uno y los restantes en la del otro, el Juez resolverá lo procedente.

No habiendo hijos, podrá acordarse que el uso de tales bienes, por el tiempo que prudencialmente se fije, corresponda al cónyuge no titular, siempre que, atendidas las circunstancias, lo hicieran aconsejable y su interés fuera el más necesitado de protección.

Para disponer de la vivienda y bienes indicados cuyo uso corresponda al cónyuge no titular se requerirá el consentimiento de ambas partes o, en su caso, autorización judicial.

¿En qué podemos ayudarle?

Consúlte con nuestros Abogados Madrid.

Contacte con nosotros
balanza justicia Ruiz Leon Abogados