Derecho Penal. Ruíz León Abogados en Madrid

Obligación de declarar como testigo

declaracion testigo

“Me han citado como testigo en un procedimiento penal, ¿tengo que acudir?”

Son muchas las personas que diariamente son llamadas a declarar como testigos en un procedimiento judicial penal, tanto en la fase de instrucción del procedimiento como en el acto del juicio oral y, en numerosas ocasiones, muchos de esos testigos se preguntan si tienen obligación de comparecer ante el llamamiento judicial o pueden dejar de atender la citación sin asumir ninguna consecuencia legal por ello.

La respuesta a esta frecuente pregunta es que sí es obligatorio comparecer como testigos cuando los mismos sean citados por el Juzgado o Tribunal, así lo establece el artículo 410 del Código Penal: “Todos los que residan en territorio español, nacionales o extranjeros, que no estén impedidos, tendrán obligación de concurrir al llamamiento judicial para declarar cuanto supieren sobre lo que les fuere preguntado si para ello se les cita con las formalidades prescritas en la Ley”.

De hecho, las únicas personas que están exentas de dicha responsabilidad son: el Rey, la Reina, sus respectivos consortes, el Príncipe Heredero y los Regentes del Reino, así como también lo están los Diplomáticos acreditados en España y el personal administrativo, técnico o de servicio de las misiones diplomáticas, así como sus familiares, si concurren en ellos los requisitos exigidos en los tratados.

El hecho de no comparecer como testigo en el caso de estar citado judicialmente, sin que exista un impedimento grave para ello, puede acarrear consecuencias desfavorables que, incluso, pueden llegar a ser constitutivas de delito, si el testigo persiste en su actitud.

Así, el artículo 420 del Código Penal prevé multas que van desde los 200 a los 5.000 euros para los testigos que sin estar impedidos para ello no concurrieran al primer llamamiento judicial y, si persistiere en su resistencia, será conducido, en el primer caso, a la presencia del Juez instructor por los agentes de la autoridad y perseguido por el delito de obstrucción a la justicia, y, en el segundo caso, será también perseguido por el de desobediencia grave a la autoridad.

Además, aunque un testigo no haya visto, ni escuchado nada relativo a los hechos objeto del procedimiento judicial tiene la obligación de comparecer ante el Juzgado o Tribunal que le cite y declarar poniendo de manifiesto ésta circunstancia.

Asimismo, los testigos tienen obligación de decir la verdad en su declaración, dado que el hecho de no hacerlo podría ser constitutivo de un delito de falso testimonio castigado con penas de prisión de seis meses a dos años y multa de tres a seis meses o, incluso, pena de prisión de uno a tres años y multa de seis a doce meses si el falso testimonio se diera en contra del reo en causa criminal por delito.

No obstante, y a pesar de esa obligación de comparecer y de decir la verdad, existen casos en los que las personas, en función de su relación de parentesco con el investigado o acusado o del deber de secreto profesional, pueden acogerse a su derecho a no declarar.

El hecho de que una persona por su relación de parentesco con el encausado pueda acogerse a su derecho a no declarar, no quiere decir que no pueda declarar en un procedimiento penal en el que esté incurso una persona con la que mantenga una relación de parentesco, sino que, si lo desea, puede acogerse a este derecho y no tendría obligación de declarar, sin embargo, si a pesar de esa dispensa decide hacerlo, está obligado a decir la verdad de lo que declare.

Finalmente, es conveniente destacar que, no cualquier persona que sea familiar de un investigado o acusado puede acogerse a su derecho a no declarar como, por ejemplo, no pueden hacerlo los sobrinos o primos del encausado, dado que solo pueden acogerse a este derecho los siguientes familiares:

Parientes del procesado en líneas directa ascendente y descendente, su cónyuge o persona unida por relación de hecho análoga a la matrimonial, sus hermanos consanguíneos o uterinos y los colaterales consanguíneos hasta el segundo grado civil.

En conclusión, cabe destacar que cualquier persona que sea citada como testigo a declarar en un procedimiento judicial penal, debe acudir al llamamiento judicial, con independencia de que pueda acogerse a su derecho a no declarar e, incluso, aunque no hubiera presenciado nada en relación con los hechos por los que ha sido citado como testigo.

¿En qué podemos ayudarle?

Consúltenos sin compromiso. Respuesta en 24/48 horas

Contacte con nosotros
balanza justicia Ruiz Leon Abogados