Derecho Penal. Ruíz León Abogados en Madrid

Dilaciones indebidas como atenuante de la pena

dilaciones indebidas

El artículo 24.2 de la Constitución Española establece que: “todos tienen derecho al Juez ordinario predeterminado por la ley, a la defensa y a la asistencia de letrado, a ser informados de la acusación formulada contra ellos, a un proceso público sin dilaciones indebidas y con todas las garantías, a utilizar los medios de prueba pertinentes para su defensa, a no declarar contra sí mismos, a no confesarse culpables y a la presunción de inocencia”.

En ese mismo sentido, el artículo 6 del Convenio europeo para la protección de los derechos humanos y de las libertades fundamentales señala que: “Toda persona tiene derecho a que su causa sea oída equitativa, públicamente y dentro de un plazo razonable, por un Tribunal independiente e imparcial (…)”.

Conforme a dichos preceptos, el artículo 21.6 del Código Penal contempla como circunstancia atenuante, las dilaciones indebidas en la tramitación del procedimiento.

El artículo 21.6 del Código Penal señala que:

Son circunstancias atenuantes:

La dilación extraordinaria e indebida en la tramitación del procedimiento, siempre que no sea atribuible al propio inculpado y que no guarde proporción con la complejidad de la causa”.

Con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley 5/2010, de 22 de junio, la atenuante de dilaciones indebidas no se encontraba recogida en el Código Penal, pero se aplicaba por analogía al resto de circunstancias atenuantes. Tras esa reforma, la atenuante de dilaciones indebidas se recoge de forma expresa en el artículo 21.6 del Código Penal.

En virtud de la atenuante de dilaciones indebidas el Código Penal prevé una reducción de la condena prevista para el delito del que se trate, siempre que concurran los requisitos exigidos para poder aplicar la mencionada atenuante de dilaciones indebidas.

¿Qué es la atenuante de dilaciones indebidas?

Es una circunstancia que de concurrir permite una reducción de la condena cuando la tramitación de un procedimiento penal ha durado un tiempo excesivo e innecesario siempre que esa demora no haya sido por culpa del reo y la excesiva duración del procedimiento no esté justificada por la complejidad de éste.

Requisitos

Para que pueda aplicarse la atenuante de dilaciones indebidas deben darse los siguientes requisitos:

1) Que la dilación sea indebida

2) Que sea una dilación extraordinaria

3) Que no sea atribuible al acusado

4) Que no guarde relación con la complejidad de la causa

El concepto de dilación “indebida y extraordinaria" se ha fijado por el Tribunal Supremo como un concepto indeterminado que requerirá para su aplicación el examen de las actuaciones procesales a fin de comprobar en el caso concreto si realmente ha existido un retraso injustificado en la tramitación del procedimiento y que no sea imputable al acusado.

La jurisprudencia ha venido exigiendo la necesidad de que quien invoque la aplicación de dicha atenuante fije los plazos concretos en los que ha estado paralizado el procedimiento y justifique su carácter de indebidos.

En los casos en los que proceda la aplicación de la atenuante de dilaciones indebidas se aplicará la pena prevista para el delito del que se trate de conformidad con lo dispuesto en el artículo 66 del Código Penal, es decir, en los casos en los que concurra sólo esa atenuante, sin ninguna circunstancia agravante, se impondrá la pena en su mitad inferior.

El Tribunal Supremo prevé la aplicación de la atenuante como muy cualificada en aquellos casos en los que la tramitación del procedimiento haya sufrido una paralización de notable consideración.

Si se aprecia la concurrencia de la atenuante de dilaciones indebidas como muy cualificada, la pena prevista para el delito en cuestión se verá reducida en uno o dos grados de conformidad con la regla recogida en la circunstancia segunda del artículo 66.1 del Código.

¿En qué podemos ayudarle?

Consúlte con nuestros Abogados Madrid.

Contacte con nosotros
balanza justicia Ruiz Leon Abogados