Derecho Penal. Ruíz León Abogados en Madrid

Los 6 delitos más comunes contra la seguridad vial

delitos comunes seguridad vial

Los delitos contra la seguridad vial son los factores más frecuentes en la provocación de la mayor parte de los accidentes mortales. Las distracciones al volante estuvieron presentes en un 31%, seguidas del consumo de alcohol, presente en un 27% y del exceso de velocidad, que estuvo presente en la cuarta parte de los accidentes.

Aunque estas son las infracciones que mayor número de muertes causan, existe una serie de delitos contra la seguridad tipificados en el Código Penal que suponen un grave riesgo para la ciudadanía y que están castigados con penas de prisión, además de sanciones económicas.

¿Qué se considera delitos contra la seguridad vial?

Se considera delito contra la seguridad vial cualquier tipo de conducta ilícita que pueda poner en peligro la seguridad pública. Estas acciones están castigadas por el Código Penal, ya que, al no respetar las normas de seguridad vial, no solo se pone en peligro la vida del conductor, sino que también atenta contra la integridad de aquellos que le rodean.

Delitos más frecuentes contra la seguridad vial y sanciones

Una vez sabemos distinguir entre infracción al volante o administrativa y delito de seguridad vial, vamos a conocer los diez delitos más comunes contra la seguridad vial y sus sanciones. Estos están relacionados con el exceso de velocidad, la conducción temeraria o bajo la influencia del alcohol y las drogas entre otras razones.

Exceso de velocidad al volante

Según la Dirección General de Tráfico dos de cada tres sanciones en vías interurbanas están directamente relacionadas con el exceso de velocidad. Además, la velocidad excesiva es un factor de riesgo presente en el 20% de los accidentes con víctimas.

Las sanciones administrativas por exceso de velocidad oscilan entre los 100€ y los 600€ y conllevan una pérdida de entre dos y seis puntos del carné. El alcance de la multa depende de si se considera grave o muy grave.

Para que se considere delito el exceso de velocidad, debemos consultar la ley, que recoge que es delito conducir con un exceso de velocidad superior a la establecida en 60km/h en vías urbanas y en 80km/h en vías interurbanas. Las penas para este delito incluyen ingreso en prisión de 3 a 6 meses, multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días y la privación del carné de conducir de 1 a 4 años.

Conducir bajo la influencia del alcohol o drogas

Uno de cada tres conductores fallecidos había consumido drogas y/o alcohol. Con este dato de la DGT, no es extraño que esta falta sea una de las más altas en cuanto a su castigo se refiere: conlleva una pérdida de 4 a 6 puntos y una sanción económica de entre 500€ y 1000€.

La ley establece que la tasa máxima de alcohol para conductores noveles y profesionales es 0,15 mg/l en aire espirado. Para el resto de los conductores, la tasa máxima es de 0,25 mg/l y, si se superan los 0,60 mg/l, es un delito. Cualquier presencia en el organismo de otras drogas es motivo de sanción.

En el momento en que se superan los 0,60 mg/l en aire respirado, se pasa de considerar infracción a delito. Como delito, la conducción bajo los efectos del alcohol y otras drogas tiene el mismo castigo que el exceso de velocidad: incluye ingreso en prisión de 3 a 6 meses, multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días y la privación del carné de conducir de 1 a 4 años.

Conducir de forma temeraria

Una persona incurre en un delito de conducción temeraria cuando conduce un vehículo de motor o un ciclomotor con una temeridad manifiesta, poniendo en concreto peligro la vida o la integridad de las personas.

Este hecho se refiere a rebasar las velocidades o tasas de alcohol consideradas delito y explicadas en los apartados anteriores. Además, esta pena tiene una particularidad: se puede agravar siempre que exista desprecio manifiesto por la vida de los demás, en cuyo caso las penas serían más severas.

La pena por conducción temeraria consiste en prisión de seis meses a dos años, además de la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de un año en adelante y hasta los seis años.

Conducir con manifiesto desprecio por la vida de los demás

Si se conduce con desprecio manifiesto por la vida de los demás, las penas se agravan. Este delito tiene una pena de prisión de dos a cinco años, una multa de entre 12 y 24 meses y la retirada del permiso de conducir de seis a diez años.

Negarse a someterse a un control

El hecho de negarse a cumplir con los controles de un agente y someterse a las pruebas pertinentes de alcohol o drogas también es un delito contra la seguridad vial. Es obligatorio para el conductor someterse a las pruebas legalmente establecidas para comprobar las tasas de alcoholemia y la presencia de otras drogas en el organismo.

Las penas para este tipo de delito es la pena de prisión de seis meses a un año, así como la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores durante un tiempo superior a un año y hasta los cuatro años.

Conducir sin carné

Conducir un vehículo de motor o ciclomotor sin permiso o licencia, por cualquier motivo como puede ser la pérdida de vigencia del mismo, la privación del derecho por decisión judicial o simplemente por no haberlo obtenido nunca, está tipificado en el artículo 384 del Código Penal.

El castigo que se impone al conducir sin permiso consiste en la pena de prisión de tres a seis meses, en la de multa de 12 a 24 meses o la imposición de entre 31 a 90 días de trabajos en beneficio de la comunidad.

Otros delitos contra la seguridad vial:

Abandono del lugar del accidente

El abandono voluntario del lugar del accidente por parte del conductor que lo ha ocasionado o en el que ha participado será constitutivo de delito cuando en se produzca el fallecimiento de una o varias personas o un resultado lesivo.

Las penas por este delito van de los 6 meses a 4 años de prisión y privación del carné de conducir de 1 a 4 años si es accidente se ha originado por una acción imprudente y se castiga con pena de prisión de 3 a 6 meses y la inhabilitación para conducir de 6 meses a 2 años si el origen de los hechos que dan lugar al abandono fuera fortuito

Utilización de obstáculos y sustancias que peligren la circulación

El hecho de generar un riesgo para la circulación en las vías públicas está castigado en el artículo 385 del Código Penal con la pena de prisión de 6 meses a 2 años, o bien, de multa de 12 a 24 meses y trabajos en beneficio de la comunidad de 10 a 40 días.

Las conductas que ponen en grave riesgo la circulación en las vías públicas son las siguientes:

- Colocar obstáculos imprevisibles.
- Derramar sustancias inflamables o deslizantes.
- Cambiar, sustraer o anular señalizaciones de tráfico.
- No restablecer la seguridad de la vía en el caso de tener que hacerlo.

En Ruiz León Abogados instamos a cumplir con las normas y ser responsables al volante, ya que las penas y multas aquí explicadas tienen el objetivo de cuidar de toda la ciudadanía y tanto la ley como la DGT buscan la reducción de los accidentes de tráfico a través de medidas ejemplificadoras como las mencionadas. La seguridad vial no es ningún juego y se debe conducir con precaución y respeto.

En Ruiz León Abogados, garantizamos una defensa ajustada a derecho. Si es víctima o está siendo investigado por un delito contra la seguridad vial póngase en contacto con nuestros abogados especialistas en delitos contra la seguridad vial.

 

¿En qué podemos ayudarle?

Consulte con nuestros Abogados Madrid.

Contacte con nosotros
balanza justicia Ruiz Leon Abogados