Derecho Penal. Ruíz León Abogados en Madrid

¿Qué es la tutela?

tutela

¿Qué es la tutela?

La tutela es una institución de guarda y protección de menores e incapacitados que debe acordarse judicialmente.

Las funciones tutelares constituyen un deber y se ejercerán en beneficio del tutelado y estarán bajo la protección de la autoridad judicial.

Todas las resoluciones judiciales sobre los cargos tutelares y de curatela habrán de inscribirse en el Registro Civil.

¿Quiénes están sujetos a tutela?

Conforme dispone el artículo 222 del Código Civil estarán sujetos a tutela:

1.º Los menores no emancipados que no estén bajo la patria potestad.

2.º Los incapacitados, cuando la sentencia lo haya establecido.

3.º Los sujetos a la patria potestad prorrogada, al cesar ésta, salvo que proceda la curatela.

4.º Los menores que se hallen en situación de desamparo.

¿Quiénes están obligados a promover la tutela?

Los parientes llamados a ella y la persona bajo cuya guarda se encuentre el menor o el incapacitado están obligados a promover la constitución de la tutela desde el momento en que conocieran el hecho que la motivare.

Si estos parientes obligados a promover la tutela no lo hicieran, a pesar de tener conocimiento de que existen motivos para promoverla, serán responsables solidarios de la indemnización de los daños y perjuicios causados

No obstante, cualquier persona podrá poner en conocimiento del Ministerio Fiscal o de la autoridad judicial el hecho determinante de la tutela.

Procedimiento para constituir la tutela

El Juez constituirá la tutela, previa audiencia de los parientes más próximos, de las personas que considere oportuno, y, en todo caso, del tutelado si tuviera suficiente juicio y siempre si fuera mayor de doce años.
Orden de preferencias entre las personas llamadas a ejercer la tutela:

Para el nombramiento de tutor se preferirá:

1.º Al designado por el propio tutelado, conforme al párrafo segundo del artículo 223.

2.º Al cónyuge que conviva con el tutelado.

3.º A los padres.

4.º A la persona o personas designadas por éstos en sus disposiciones de última voluntad.

5.º Al descendiente, ascendiente o hermano que designe el juez.

Excepcionalmente, el Juez, en resolución motivada, podrá alterar el orden del párrafo anterior o prescindir de todas las personas en él mencionadas, si se considera más beneficioso para el menor o el incapacitado.

6. En defecto de todas las personas anteriormente mencionadas, el juez nombrará tutor a quien considere más idóneo atendiendo a sus relaciones con el tutelado y en su beneficio.

Será excusable el desempeño de la tutela cuando por razones de edad, enfermedad, ocupaciones personales o profesionales, por falta de vínculos de cualquier clase entre tutor y tutelado o por cualquier otra causa, resulte excesivamente gravoso el ejercicio del cargo.

Las personas jurídicas podrán excusarse cuando carezcan de medios suficientes para el adecuado desempeño de la tutela.

El interesado que alegue causa de excusa deberá hacerlo dentro del plazo de quince días a contar desde que tuviera conocimiento del nombramiento.

Obligaciones del tutor

El Juez podrá exigir al tutor la constitución de fianza que asegure el cumplimiento de sus obligaciones y determinará la modalidad y cuantía de la misma.

El tutor está obligado a hacer inventario de los bienes del tutelado, debiendo presentar este inventario dentro del plazo de sesenta días, a contar desde aquél en que hubiese tomado posesión de su cargo.

El tutor está obligado a velar por el tutelado y, en particular:

• 1.º A procurarle alimentos.

• 2.º A educar al menor y procurarle una formación integral.

• 3.º A promover la adquisición o recuperación de la capacidad del tutelado y su mejor inserción en la sociedad.

• 4.º A informar al Juez anualmente sobre la situación del menor o incapacitado y rendirle cuenta anual de su administración.

Exigencia de autorización judicial

El tutor legal precisa solicitar autorización al juez para realizar determinados que conforme dispone el artículo 271 del Código Civil, son los siguientes:

• 1.º Para internar al tutelado en un establecimiento de salud mental o de educación o formación especial.

• 2.º Para enajenar o gravar bienes inmuebles, establecimientos mercantiles o industriales, objetos preciosos y valores mobiliarios de los menores o incapacitados, o celebrar contratos o realizar actos que tengan carácter dispositivo y sean susceptibles de inscripción. Se exceptúa la venta del derecho de suscripción preferente de acciones.

• 3.º Para renunciar derechos, así como transigir o someter a arbitraje cuestiones en que el tutelado estuviese interesado.

• 4.º Para aceptar sin beneficio de inventario cualquier herencia, o para repudiar ésta o las liberalidades.

• 5.º Para hacer gastos extraordinarios en los bienes.

• 6.º Para entablar demanda en nombre de los sujetos a tutela, salvo en los asuntos urgentes o de escasa cuantía.

• 7.º Para ceder bienes en arrendamiento por tiempo superior a seis años.

• 8.º Para dar y tomar dinero a préstamo.

• 9.º Para disponer a título gratuito de bienes o derechos del tutelado.

• 10. Para ceder a terceros los créditos que el tutelado tenga contra él, o adquirir a título oneroso los créditos de terceros contra el tutelado.

Si embargo, el tutor no necesita solicitar autorización judicial para realizar la partición de una herencia, ni la división de cosa común, aunque, una vez practicadas, dichas acciones requerirán de la aprobación del juez.

Si necesita un abogado para promover un procedimiento de tutela judicial puede ponerse en contacto con nuestro abogados civilistas.

¿En qué podemos ayudarle?

Consulte con nuestros Abogados Madrid.

Contacte con nosotros
balanza justicia Ruiz Leon Abogados