Derecho Penal. Ruíz León Abogados en Madrid

Robo con violencia

robo con violencia

El robo con violencia o intimidación

El Código Penal contempla en el artículo 242 el delito de robo con violencia o intimidación dentro del Capitulo II del Título XIII bajo la rúbrica “Delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico”.

El concepto de robo viene definido en el artículo 237 del Código Penal que señala que: “Son reos del delito de robo los que, con ánimo de lucro, se apoderaren de las cosas muebles ajenas empleando fuerza en las cosas para acceder o abandonar el lugar donde éstas se encuentran o violencia o intimidación en las personas, sea al cometer el delito, para proteger la huida, o sobre los que acudiesen en auxilio de la víctima o que le persiguieren”.

La conducta típica del delito de robo con violencia o intimidación consistirá en apoderarse de cosas muebles ajenas empleando violencia o intimidación en las personas, siempre que se haga para obtener un fin lucrativo y tanto si la violencia o la intimidación se emplean en el momento en el que se comete el robo o, en un momento, posterior para proteger la huida de lo robado o, incluso, si se emplea esa violencia o intimidación sobre las personas que acuden a socorrer a la víctima o sobre las personas que persigan al sujeto activo.

Tipo básico del delito de robo con violencia o intimidación

El artículo 242 del Código Penal condena al culpable de robo con violencia o intimidación a la pena de prisión de dos a cinco años, sin perjuicio de las penas que pudieran corresponder por los propios actos de violencia o de intimidación.

Así lo establece el apartado primero del mencionado artículo 242:

“1. El culpable de robo con violencia o intimidación en las personas será castigado con la pena de prisión de dos a cinco años, sin perjuicio de la que pudiera corresponder a los actos de violencia física que realizase”.

Asimismo, el artículo 242 contempla dos supuestos agravados del delito de robo con violencia o intimidación en los apartados segundo y tercero de dicho artículo y un supuesto atenuado en el apartado cuarto del mismo precepto.

El robo cometido en casa habitada

El apartado segundo del artículo 242 condena a la pena de prisión de 3 años y 6 meses a 5 años al que cometa el robo con violencia o intimidación en casa habitada, edificio o local abierto al público o en cualquiera de sus dependencias.

Así lo recoge el apartado segundo del artículo 242.2:

“Cuando el robo se cometa en casa habitada, edificio o local abiertos al público o en cualquiera de sus dependencias, se impondrá la pena de prisión de tres años y seis meses a cinco años”.

El robo con uso de armas u otros objetos peligrosos

El apartado tercero del mismo artículo contempla la modalidad agravada de uso de armas u otros objetos o medios peligrosos, agravante pensada para proteger la mayor violencia que se puede causar con el uso de armas y la mayor intimidación que se consigue en la víctima al emplear dichos objetos peligrosos, fijando, en estos casos, las penas de los apartados anteriores en su mitad superior.

El apartado tercero del citado artículo dispone: “Las penas señaladas en los apartados anteriores se impondrán en su mitad superior cuando el delincuente hiciere uso de armas u otros medios igualmente peligrosos, sea al cometer el delito o para proteger la huida, y cuando atacare a los que acudiesen en auxilio de la víctima o a los que le persiguieren”.

Supuesto atenuado

Finalmente, el apartado cuarto del artículo 242 del Código Penal contiene un supuesto atenuado que está pensado para aquellos casos en los que aún cometiéndose el robo con el uso de violencia o el empleo de intimidación se ejercen con una entidad menor, valorándose para su aplicación el resto de las circunstancias que concurren en el robo, como, por ejemplo, una escasa entidad de la violencia empleada, una intimidad menor o un menor resultado lesivo.

El subtipo atenuado tiene reservado un uso restrictivo y excepcional.

El artículo 242.4 señala: “En atención a la menor entidad de la violencia o intimidación ejercidas y valorando además las restantes circunstancias del hecho, podrá imponerse la pena inferior en grado a la prevista en los apartados anteriores”.

¿En qué podemos ayudarle?

Consúlte con nuestros Abogados Madrid.

Contacte con nosotros
balanza justicia Ruiz Leon Abogados