Derecho Penal. Ruíz León Abogados en Madrid

Suspensión de la pena de prisión

suspension pena prision

¿Qué es la suspensión de las penas de prisión?

El Código Penal establece en su artículo 80, el beneficio de la suspensión de la ejecución de las penas privativas de libertad, una facultad que ostenta el juez o tribunal para dejar en suspensión el cumplimiento de las penas que no superen los dos años de prisión, siempre que concurran determinados requisitos para ello.

La aplicación de dicho beneficio requiere la existencia de una sentencia condenatoria firme que contenga una condena a pena de prisión.

La suspensión de la pena deberá acordarse mediante resolución en la que deberán constar los motivos que fundamentan dicha suspensión.

El fundamento del beneficio de la suspensión de la pena de prisión es evitar el efecto negativo que deriva del paso por prisión en aquellas personas que carecen de antecedentes penales, condenadas a penas privativas de libertad de corta duración y por hechos que no constituyen alarma social, favoreciendo así la resocialización y la reinserción social.

Conforme establece el artículo 80 del Código Penal: “Los jueces o tribunales, mediante resolución motivada, podrán dejar en suspenso la ejecución de las penas privativas de libertad no superiores a dos años sea razonable esperar que la ejecución de la pena no sea necesaria para evitar la comisión futura por el penado de nuevos delitos”.

Para adoptar esta resolución el juez o tribunal valorará las circunstancias del delito cometido, las circunstancias personales del penado, sus antecedentes, su conducta posterior al delito, en particular su esfuerzo para reparar el daño causado, sus circunstancias familiares y sociales, y los efectos que quepa esperar de la propia suspensión de la ejecución y del cumplimiento de las medidas que fueren impuestas.

¿Qué requisitos deben darse para suspender las penas privativas de libertad?

Para poder dejar en suspenso el cumplimiento de una pena de prisión deben darse los siguientes requisitos:

Que el condenado haya delinquido por primera vez.

No computarán a estos efectos las anteriores condenas por delitos imprudentes o por delitos leves, ni los antecedentes penales que hayan sido cancelados, o debieran serlo con arreglo a lo dispuesto en el artículo 136. Tampoco se tendrán en cuenta los antecedentes penales correspondientes a delitos que, por su naturaleza o circunstancias, carezcan de relevancia para valorar la probabilidad de comisión de delitos futuros.

Que la pena o la suma de las impuestas no sea superior a dos años.

Que se hayan satisfecho las responsabilidades civiles derivadas del delito.

Será suficiente para considerar cumplido dicho requisito con que el penado asuma el compromiso de satisfacer las responsabilidades civiles de acuerdo con su capacidad económica y sea razonable esperar que el mismo será cumplido en el plazo prudencial que el juez determine.

Suspensión extraordinaria del artículo 80.3 del Código Penal:

No obstante, aunque no se cumplan los requisitos contemplados en las circunstancias 1ª y 2ª del artículo 80 del Código Penal, esto es, que el condenado no sea delincuente primario y la suma de las penas impuestas no sea superior a dos años y siempre que no se trate de reos habituales, podrá acordarse la suspensión de las penas de prisión que individualmente no excedan de dos años cuando “las circunstancias personales del reo, la naturaleza del hecho, su conducta y, en particular, el esfuerzo para reparar el daño causado, así lo aconsejen”.

En estos casos, la suspensión se condicionará siempre a la reparación efectiva del daño o la indemnización del perjuicio causado conforme a sus posibilidades físicas y económicas, o al cumplimiento del acuerdo a que se refiere la medida 1.ª del artículo 84 (*)

Suspensión en casos de enfermos muy graves con padecimientos incurables:

Los jueces y tribunales podrán otorgar la suspensión de cualquier pena impuesta, aun sin cumplirse los requisitos exigidos para ello, en los casos en los que el penado sufra una enfermedad muy grave con padecimientos incurables, beneficio que no puede aplicarse cuando en el momento de la comisión del delito, el penado tuviera ya suspendida otra pena de prisión por el mismo motivo.

Suspensión en casos de dependientes al alcohol o sustancias estupefacientes:

No obstante, aunque no concurran los requisitos recogidos en las circunstancias 1ª y 2ª del artículo 80 del Código Penal, el juez podrá acordar la suspensión de la ejecución de la pena, siempre que no sea superior a los cinco años de privación de libertad, en los casos en los que el condenado haya cometido el delito a causa de su grave adicción al consumo de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas u otras que produzcan efectos análogos.

Dicho beneficio, exige, para su aplicación, que se certifique suficientemente, por centro o servicio público o privado debidamente acreditado u homologado, que el condenado se encuentra deshabituado o sometido a tratamiento en el momento de decidir sobre la suspensión.
En estos casos, la suspensión de la pena de prisión estará condicionada a que el penado no abandone el tratamiento de deshabituación hasta su finalización.

Conclusiones:

En los casos de que se conceda el beneficio de la suspensión de la pena de prisión el condenado, a pesar de haber sido condenado a una pena privativa de libertad no entrará a prisión.

El juez o tribunal pueden dejar en suspensión el cumplimiento de la pena, siempre que se cumplan ciertos requisitos, no obstante, es una facultad discrecional del juez competente para resolver sobre su concesión, por tanto, aun cumpliéndose los requisitos cabe denegar, de forma motivada, la suspensión de la pena.

El beneficio de la suspensión siempre estará condicionado a que el reo no vuelva a delinquir en el plazo que previamente determine el Juez, dado que, en ese caso, se revocará el beneficio de suspensión de la pena.

Sin perjuicio de la facultad del Juez para conceder o denegar dicha suspensión, la resolución que resuelva sobre la misma es susceptible de ser recurrida en reforma y apelación.

 

(*) Artículo 84 Código Penal

1. El juez o tribunal también podrá condicionar la suspensión de la ejecución de la pena al cumplimiento de alguna o algunas de las siguientes prestaciones o medidas:

  • El cumplimiento del acuerdo alcanzado por las partes en virtud de mediación.
  • El pago de una multa, cuya extensión determinarán el juez o tribunal en atención a las circunstancias del caso, que no podrá ser superior a la que resultase de aplicar dos cuotas de multa por cada día de prisión sobre un límite máximo de dos tercios de su duración.
  • La realización de trabajos en beneficio de la comunidad, especialmente cuando resulte adecuado como forma de reparación simbólica a la vista de las circunstancias del hecho y del autor. La duración de esta prestación de trabajos se determinará por el juez o tribunal en atención a las circunstancias del caso, sin que pueda exceder de la que resulte de computar un día de trabajos por cada día de prisión sobre un límite máximo de dos tercios de su duración.

2. Si se hubiera tratado de un delito cometido sobre la mujer por quien sea o haya sido su cónyuge, o por quien esté o haya estado ligado a ella por una relación similar de afectividad, aun sin convivencia, o sobre los descendientes, ascendientes o hermanos por naturaleza, adopción o afinidad propios o del cónyuge o conviviente, o sobre los menores o personas con discapacidad necesitadas de especial protección que con él convivan o que se hallen sujetos a la potestad, tutela, curatela, acogimiento o guarda de hecho del cónyuge o conviviente, el pago de la multa a que se refiere la medida 2.ª del apartado anterior solamente podrá imponerse cuando conste acreditado que entre ellos no existen relaciones económicas derivadas de una relación conyugal, de convivencia o filiación, o de la existencia de una descendencia común.

¿En qué podemos ayudarle?

Consulte con nuestros Abogados Madrid.

Contacte con nosotros
balanza justicia Ruiz Leon Abogados